SEGUIMIENTO TOTAL EN LA HUELGA DE LA ESTIBA


Los estibadores españoles mantienen un amplio seguimiento en la tercera jornada intermitente de huelga, que ya ha provocado pérdidas económicas que superan los 36 millones de euros (40 millones de dólares), según informó hoy el ministerio de Fomento, que cita datos de las autoridades portuarias y las empresas.


Los estibadores españoles mantienen un amplio seguimiento en la tercera jornada intermitente de huelga, que ya ha provocado pérdidas económicas que superan los 36 millones de euros (40 millones de dólares), según informó hoy el ministerio de Fomento, que cita datos de las autoridades portuarias y las empresas.

La tercera jornada de huelga que se desarrolla hoy tiene un seguimiento próximo al 100 % , no han ocurrido incidentes de relevancia y “con mayor actividad”, según Puertos del Estado, ya que se están cumpliendo los servicios mínimos establecidos por las autoridades portuarias.

La huelga de este viernes se suma a las de los días 5 y 7 de esta semana, convocadas por los sindicatos de estibadores en protesta por la reforma de la ley que liberaliza el sector, para cumplir una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Según Fomento, las pérdidas son de 12 millones de euros por jornada, de los que 2,5 millones corresponden al transporte terrestre (viario y ferroviario) y 5 millones a las compañías estibadoras, mientras que el resto se reparte entre otras empresas de la comunidad portuaria (remolcadores, prácticos, licenciatarios de servicios comerciales, operadores logísticos y otros).

El ministerio también advertió de que compañías navieras extranjeras que llegaban a España están desviando sus barcos a puertos de otros países.

Citó el caso de la danesa Maersk, la mayor naviera del mundo, que decidió desviar definitivamente desde el puerto de Algeciras (sur de España) al de Tánger (Marruecos) 150.000 movimientos anuales, con lo que el puerto español se quedará con medio millón de movimientos menos de los que tenía previsto.

Fomento explicó que, al conocerse con antelación los días de huelga, tanto las empresas navieras como las de terminales han reprogramado sus operaciones portuarias, lo que ha reducido en muchos puertos la operativa de carga y descarga al mínimo.

Tras los tres días de huelga de esta semana, los sindicatos de estibadores y la patronal volverán a reunirse el próximo martes, justo antes de la huelga de 48 horas convocada para el miércoles y jueves.

Hace dos semanas se rompieron las negociaciones entre la patronal y los sindicatos para aplicar la nueva ley sobre la estiba, que según los sindicatos, puede suponer el despido de unos 6.000 trabajadores.

Entonces, los sindicatos convocaron ocho jornadas de huelga a lo largo del mes de junio.